Vacunación del personal sanitario

En abril de 2017, el Ministerio de Sanidad publicó un interesante documento sobre las necesidades de vacunación del personal sanitario en España que merece ser leído y analizado (enlace al documento aquí).

Es España no existe una obligación legal que exija al profesional de la salud a vacunarse de ciertas enfermedades. Por ello, las políticas sanitarias tienden a centrar la necesidad de vacunación en una responsabilidad del sanitario frente a la población.

Es interesante que, en el documento antes citado, establece la necesidad de vacunación en el personal sanitario por razones muy a tener en cuenta:

  • “Proteger a los trabajadores del riesgo de contraer determinadas enfermedades transmisibles y prevenibles mediante vacunación.
  • Evitar que los trabajadores puedan ser fuente de transmisión de determinadas enfermedades a los pacientes que atienden, a otros trabajadores, a su propia familia y a otros ciudadanos.
  • Evitar enfermedades infecciosas en trabajadores que estén inmunocomprometidos o padezcan patologías crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, etc.)
  • Disminuir el absentismo laboral como consecuencia de enfermedades inmunoprevenibles adquiridas en el centro de trabajo o fuera de él.
  • Mostrar profesionalismo y ejemplaridad ante la población.”

Las razones, como se puede leer, son absolutamente razonables y deben llevar al profesional sanitario a plantearse la necesidad de vacunación. El documento pone como ejemplo que, en las campañas de vacunación contra la gripe (que suelen organizarse en otoño) solo entre el 15 y el 25% de los profesionales sanitarios se vacuna (frente al 75% recomendado por la OMS y la Comunidad Europea en grupos de riesgo).

En cuanto a otras enfermedades que pueden tener incidencia en el sanitario, debido a su trabajo, se pone como ejemplo que el sarampión (a pesar de ser una enfermedad prácticamente erradicada): los pacientes afectados en los 26 brotes ocurridos en España en los últimos 10 años, fueron en un 72,5% personal médico y de enfermería.

Así, se establecen dos tablas de vacunación recomendada para personal sanitario:

A. Vacunas recomendadas para TODO el personal sanitario:

  • Sarampión, rubeola y parotiditis (TV: Triple Vírica)
  • Tétanos y difteria (Td)
  • Hepatitis B
  • Varicela
  • Gripe

B. Vacunas indicadas en ciertas situaciones de riesgo:

  • Poliomielitis
  • Enfermedad meningocócica invasora (EMI)
  • Tosferina
  • Hepatitis A
  • Fiebre Tifoidea

El personal sanitario privado puede consultar con su médico de cabecera sobre el calendario de vacunación.

En conclusión, el profesional sanitario debe ser consciente de los riesgos a los que se exponen y que suelen tener fácil solución, no solo respetando las medidas de barrera habituales, sino también respetando el calendario de vacunación recomendado por las autoridades sanitarias.

Deja un comentario